La ciencia se compone de errores, que a su vez son los pasos hacia la verdadJules Verne

La Constitución de la República establece, en su Artículo 53, la obligación del Estado para propiciar la investigación y el quehacer científico, con la finalidad de contribuir al desarrollo social, económico y ambiental del país. Es por eso que el Gobierno de la Esperanza, presidido por el Presidente Mauricio Funes, hizo una nueva apuesta, creando el Viceministerio de Ciencia y Tecnología, entidad que es la encargada de impulsar el desarrollo científico y tecnológico en el país.

Para el nuevo Gobierno, la ciencia y la tecnología, como parte de la sociedad del conocimiento, permiten al país incrementar la productividad y generar más y mejores empleos; de igual manera la ciencia, la tecnología e innovación son claves en la reducción de la vulnerabilidad económica y social del país ante choques externos, además de propiciar un desarrollo ambientalmente sostenible.

Sabiendo que gobernar en el siglo XXI solo es posible de la mano de la ciencia y la tecnología, fortaleciendo la innovación de los salvadoreños, se han dado grandes pasos para la generación del conocimiento como elemento que permite a los pueblos alcanzar un desarrollo sostenible y equitativo del país.

Es por eso, que los primeros pasos que se dieron fue la formulación de los instrumentos legales como la Ley de Desarrollo Científico y Tecnológico, la Política de Innovación, Ciencia y Tecnología, el Plan y la Agenda Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico. Uno de los principales legados de este quinquenio es la creación de las estructuras de gobernanzas, establecidas a través de los instrumentos legales, que permitirán que el país transite hacia el desarrollo sostenible. Es así como se cuenta con el Comité Interministerial de Innovación, Ciencia y Tecnología, el Consejo Consultivo del Comité Interministerial y la Unidad Coordinadora Interministerial.

El Viceministerio de Ciencia y Tecnología ha trabajado en dos grandes áreas: la educación y el desarrollo científico, tecnológico y fortalecimiento de la innovación. Su estructura organizativa y los programas que se han impulsado responden a estas áreas, buscando así el desarrollo de una cultura científica y tecnológica en el proceso educativo e incentivar y promocionar la investigación a nivel nacional para contribuir al bienestar social de los salvadoreños.

En el área educativa se ha introducido el Enfoque de Ciencia, Tecnología e Innovación (CTI) el cual va más allá de la transmisión de conocimientos. Este enfoque busca desarrollar un proceso de enseñanza aprendizaje que lleve a los docentes a una

formación y reflexión permanente que permita formar jóvenes críticos, propositivos e innovadores de acuerdo a la realidad del país. Asimismo, las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) han sido retomadas como una herramienta pedagógica que contribuye a mejorar el proceso educativo dentro del aula, tomando en cuenta que ya no se trata de dotar a los estudiantes de habilidades para que puedan manejar computadoras, se trata ahora de utilizarlas como instrumentos que fomenten su creatividad e innovación.

Además, se ha conformado el Sistema Nacional de Formación Técnica Profesional, de manera que los jóvenes cuentan ahora con opciones de estudio a nivel Medio y Superior en áreas técnicas y tecnológicas, acordes a las necesidades de desarrollo de la localidad. Los jóvenes han continuado sus estudios contando con un importante apoyo económico, mientras que los docentes han sido capacitados en diferentes áreas para contribuir a mejorar la calidad de la educación. Asimismo, se ha generado un fuerte componente de emprendedurismo y cooperativismo que permite que los graduados establezcan sus propios negocios, beneficiando a sus familias, a sus localidades y generando nuevas empresas y empleos al país.

Estamos conscientes que en la población salvadoreña hay mucho talento. Es por eso que se han ampliado los espacios para la atención de los niños y jóvenes con desempeño sobresaliente. Estas iniciativas se han llevado a los lugares más alejados de las zonas urbanas, dando así oportunidad a todos aquellos estudiantes que sobresalen en áreas como la matemática, biología, química, física, comunicaciones y emprendimiento. El talento salvadoreño ha destacado fuera de nuestras fronteras y los jóvenes han puesto al país en alto haciéndose acreedores de reconocimientos, mientras que otros han iniciado estudios en reconocidos centros de estudios a nivel internacional.

En el área de la investigación, el Viceministerio trabaja en el fomento y desarrollo de la investigación para la generación de conocimiento en centros de investigación e Instituciones de Educación Superior. Se han creado dos centros de investigación, uno orientado al estudio científico y otro al estudio de las ciencias sociales y humanidades, los cuales han dado sus primeros frutos. Asimismo, se impulsa la creación de parques tecnológicos que tienen como función dar un valor agregado a la producción, así como la transferencia tecnológica.

Para la generación de este conocimiento se han establecido alianzas con países e instituciones que con su experiencia contribuyen a fortalecer los pasos que se van dando en investigación, tecnología e innovación.

El Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) ha sido reestructurado, bajo la responsabilidad del Viceministerio de Ciencia y Tecnología, para cumplir con las atribuciones que le establece la Ley de Desarrollo Científico y Tecnológico. De igual manera se ha creado el Centro Interactivo para el Aprendizaje de Ciencia, (CIAC) como un recurso didáctico que contribuye al enriquecimiento curricular de las ciencias. El Conacyt y el CIAC contribuyen a la popularización de las ciencias.

El esfuerzo realizado como país, a través del Viceministerio de Ciencia y Tecnología, en tan sólo cinco años, ha sido reconocido por instituciones de prestigio en el mundo de la ciencia. Es así como ahora se es miembro de diferentes organismos tales como: Consejo Ministerial de Ciencia y Tecnología de la Organización de Estados Americanos (COMCYT), Programa Iberoamericano de Ciencia y Tecnología para el Desarrollo (CYTED), Consejo Científico Internacional (ICSU), Sistema de Cumbres ALCUE (América Latina, Caribe y Unión Europea), Red Clara, Consorcio de Bibliotecas Universitarias de El Salvador (CBUES), la Referencia, y el Consejo de Ciencia y Tecnología de Centro América y Panamá (CTCAP), del cual se tiene la presidencia.

No podemos dejar de agradecer a todas las instituciones financieras y países amigos que han creído en esta apuesta de nación y se han sumado al esfuerzo del Viceministerio por apoyar el desarrollo educativo, científico y tecnológico, tales como la Unión Europea, la Organización de Estados Iberoamericanos, la Comunidad Autónoma de Madrid, Alcobendas, CIDECO, Chile, China Taiwán, India, entre otros.

Las siguientes páginas son un resumen del trabajo realizado en los últimos cinco años, pero sobre todo son las acciones que han marcado la diferencia, dando un salto en la manera de educar, de generar conocimiento, de crear una cultura científica en la población, así como utilizar la innovación para mejorar la calidad de vida de los salvadoreños. Aún falta mucho por hacer, pero ahora se cuenta con las bases para hacer de El Salvador un país culto y desarrollado.

Visto 7316 veces Modificado por última vez el Martes 24 de Marzo de 2015
Valora esta noticia
(0 votos)

Viceministra de Ciencia y Tecnología